Inicio La Red Va Por la memoria, por nuestras muertas. Este 25, las calles son nuestras.

Por la memoria, por nuestras muertas. Este 25, las calles son nuestras.
Miércoles, 06 de Diciembre de 2017 07:43

Editorial La Red Va

Noviembre de 2017

 

Cada 25 de noviembre, las mujeres de toda Latinoamérica nos tomamos las calles para denunciar las constantes violencias de género que enfrentamos cotidianamente en diferentes espacios. Como lo han demostrado diferentes estudios a nivel nacional y regional, nuestros hogares se han convertido en los principales lugares de riesgo y vulneración para nuestra integridad física y emocional. La mayoría de los victimarios, continúan siendo nuestra parejas y ex parejas, quienes demuestran qué tan arraigado está el machismo como sistema de poder, que les hace suponer que nuestro cuerpo es de su propiedad, y por eso lo hieren, lo explotan, lo violan, lo marcan, lo matan.

El mundo se ensaña contra nosotras. El grado de daño que ha generado la misoginia sobre nuestras vidas, nos marca generación tras generación. Ahora, a través de los medios masivos como las redes sociales, se visibilizan aún más los casos de violencia basada en género, muchas veces cubiertos desde el amarillismo, y la complicidad patriarcal de los medios de comunicación, que tras titulares revictimizantes, se lucran con nuestras muertes cual guion de telenovela nociva.

Para responder a todo eso, nos organizamos en colectivo. Hacemos memoria de las más de 1.998 mujeres que durante el 2016 fueron asesinadas en América latina, y nos convierten en la región con mayor número de casos de violencia basada en género en el mundo. Por ellas, por las que durante este año han sido asesinadas por hombres que les consideraban parte de su propiedad, por actores armados que silenciaron lideresas sociales que defienden nuestros territorios, ríos, suelos y ecosistemas, por la institucionalidad que impunemente continúa prolongando la violencia desde su ineficacia y falta de voluntad política para actuar. En nombre de todas esas mujeres que hoy nos duelen y nos hacen falta, cubriremos las calles de nuestras ciudades para gritar nuestras rabias, para politizar las rabias y continuar exigiendo respuestas integrales y estructurales para este flagelo regional.

Salimos a las calles para exigir medidas contundentes y efectivas desde las instituciones del Estado, quienes están en la obligación jurídica y política de garantizarnos una vida libre de violencias, no sólo a través de la sanción a quienes nos asesinan, sino también previniendo desde una educación integral que desestructure actitudes, discursos, acciones e imaginarios sexistas que se socializan desde la infancia. Como REPEM, nuestra exigencia puntual es el fortalecimiento de los sistemas educativos de los países latinoamericanos no sólo desde la formalidad de escuelas, colegios y universidad, sino también desde espacios de educación propios conformados por las mismas mujeres, para que sean reconocidos y cuenten con mayores recursos para el fortalecimiento de los procesos políticos y organizativos.

Frente al machismo, respondemos con feminismo, en la lucha desde la incidencia política, la plaza pública y el espacio privado. Las mujeres de toda américa latina gritaremos en conjunto:¡Vivas nos queremos!